Posición Geográfica Abla, Ciudad Romana

Ruta

CARACTERÍSTICAS

recorrido 1.67km
elevación máxima 889m
Perfil de la Ruta Itinerario

ITINERARIO

RUTA CULTURAL URBANA

AudioguíaAUDIOGUÍA

Ud. se encuentra en el Punto de Información Turística (PIT), que le permitirá conocer las señas de identidad de la cultura local. Le proponemos un itinerario circular por la trama urbana para disfrutar de sus elementos patrimoniales más destacados, recorrido que será guiado a través de las huellas visibles en el suelo en forma de piezas cerámicas, marcándole claramente los giros a realizar y el acceso a los lugares más representativos. Esperamos que la experiencia le resulte agradable y constituya una excusa para volver.

  1. Mausoleo Romano. Siglo II

    Ruta Histórica
    AudioguíaAUDIOGUÍA

    Nos encontramos ante un mausoleo o torre funeraria de finales del siglo II, el testimonio más importante del municipio romano de Alba (la actual Abla). La localidad era ya mencionada por el Itinerario Antonino (finales del siglo III) como parada de viajeros en la importante vía o calzada que unía a Cástulo (Linares) con Málaga a través de Acci (Guadix), Urci (Almería), Murgis (El Ejido) y Abdera (Adra).

    De este rico pasado perduran diversas lápidas del siglo II, fruto de la plena romanización de la ciudad de Alba, especialmente el pedestal de Avitiano, que después visitaremos.

    El sencillo edificio de planta cuadrada de 4,8 m de lado, está levantado sobre un zócalo de pizarra y construido con "opus caementicium"(sistema constructivo obtenido con cal, arena y agua), que logra una dureza semejante al hormigón actual y que ha permitido su conservación a pesar del abandono sufrido. El edificio albergaría la tumba de un importante ciudadano local.

    Interiormente podemos diferenciar dos niveles. La cripta inferior contendría el sarcófago o ataud con la sepultura, mientras que arriba se dispone la cámara ritual con un banco o altar corrido, adosado a la pared norte, y que destaca por la novedad técnica de la cubierta con bóveda de arista, innovación característica de la época de Adriano y que nos ha permitido fechar la construcción (normalmente estos mausoleos solían coronarse con una alta pirámide). La iluminación se realiza mediante dos óculos y quizás pudiera tener una decoración interior con escenas y paisajes de carácter funerario.

    Desde el siglo IV fue reutilizado como vivienda y desde el XVI se convierte en ermita de San Sebastián hasta cercanas fechas, funcionalidad religiosa que la ha salvado de la destrucción. Sin embargo, su grave deterioro y amenaza de ruina, obligó a su reciente rehabilitación.

    LOCALIZACIÓN

    Localización Mausoleo Romano. Siglo II

    FOTOS

    Mausoleo Romano. Siglo II Mausoleo Romano. Siglo II Mausoleo Romano. Siglo II
  2. Tinao O Cobertizo. Siglo XIX

    Ruta Histórica
    AudioguíaAUDIOGUÍA

    Un poco a la derecha de nuestra ruta nos encontramos con una sorpresa urbanística característica de La Alpujarra. Los cobertizos o "casas puente", también llamados "porches o tinaos", que cubren las calles y prolongan la vivienda al otro lado, son unos de los elementos arquitectónicos más característicos de la arquitectura tradicional alpujarreña, denotando el carácter intimista y popular de este urbanismo de herencia hispanomusulmana.

    Es un espacio de sociabilidad que permite suavizar los rigores invernales y estivales en las calles, aparejar y descargar la bestia a cubierto, y eran muy útiles para labores cotidianas como la costura o simplemente la conversación.

    LOCALIZACIÓN

    Localización Tinao O Covertizo

    FOTOS

    Tinao O Covertizo
  3. Casa Señorial Barroca. Siglo XVIII

    Ruta Histórica
    AudioguíaAUDIOGUÍA

    Los antecedentes de las viviendas burguesas del siglo XIX se encuentran en las casas señoriales barrocas, vinculadas a la recuperación económica del valle del río Nacimiento, y en general de toda la Alpujarra, durante el siglo XVIII.

    Los elementos originales que nos han llegado son la portada exterior y el patio interior de distribución. Dentro de la relativa sencillez de estas viviendas ligadas a una pequeña nobleza terrateniente y agraria, la fachada muestra el carácter popular del barroco, visualizado con una carencia de ornamentación, los huecos cortando limpiamente el muro, la indiferenciación de las plantas, la importancia de la rejería en hierro forjado como símbolo de prestigio social, y el interés de la portada como elemento más señorial y clasicista, que recurre a un habitual modelo de encuadramiento mediante pilastras de ladrillo centrando el portón de ingreso y sosteniendo la repisa del balcón central.

    Este portón, convenientemente tachonado según el gusto del momento, es apto para el paso de carros y las caballerías, instaladas originalmente en la zona trasera de la casa, pero presenta también una hoja más pequeña para el tránsito de personas.

    Esta casa señorial almeriense es deudora y comparte elementos con la vivienda morisca del antiguo reino de Granada, lo que crea un hilo cronológico que enlaza la arquitectura nazarí con modelos urbanos del siglo XIX. Esas pervivencias pueden ser: el patio como pieza central de la vivienda en cuanto disposición y representatividad, con un diseño regularizado y porticado en sus cuatro alas; la importancia de la escalera en un ángulo del patio, como elemento de comunicación vertical pero también con una función social semejante al vestíbulo de la vivienda burguesa del siglo XIX, como clasificación de visitantes, pues permite pasar del espacio público de la planta baja a las habitaciones privadas de la alta; la diferenciación funcional entre espacios productivos de la planta baja (bodegas, caballerizas, establos, servicio doméstico...) de las habitaciones privadas de la planta superior, colocándose las principales en la crujía exterior de la fachada; y la fachada representativa con una portada de composición inequívocamente clásica como símbolo de prestigio social.

    Una vez atravesamos el portón accedemos al zaguán de ingreso con suelo original de grandes losas de pizarra (hoy sustituida), y la puerta interior nos lleva al patio porticado de distribución interior, sostenido mediante pies y zapatas de madera. Pero la novedad es su solución de cubierta mediante casetón o patio de luces de planta octogonal, decorado en su zona central mediante unos motivos de lazo de diversos colores que le otorgan una gran plasticidad y elegancia, y que nos recuerdan la tradición nazarí. Esta solución es característica de la arquitectura civil de Abla y presenta otros dos ejemplares, que destacan sobre el conjunto de la trama urbana mediante esa peculiar solución de casetón octogonal.

    Esta vivienda, con una cronología de finales del siglo XVIII o principios del XIX, muetra una etapa de transición entre los modelos más señoriales y rurales de viviendas del Antiguo Régimen hasta los modelos más burgueses del XIX, ya más preocupados por el confort, la intimidad y la representatividad. La sociedad y la economía están cambiando y ello tendrá su proyección en la organización y diseño de la vivienda.

    LOCALIZACIÓN

    Localización Casa Señorial Barroca

    FOTOS

    Casa Señorial Barroca Casa Señorial Barroca Casa Señorial Barroca
  4. Iglesia De La Anunciación. Siglo XVI

    Ruta Histórica
    AudioguíaAUDIOGUÍA

    El volumen de la iglesia parroquial de La Anunciación domina sobre la trama urbana. El primitivo templo parroquial fue levantado a mediados del XVI por el albañil Francisco Lorenzo con un esquema de una sola nave y capilla mayor diferenciada. Posteriormente, y ante el lamentable estado que presentaba tras la rebelión morisca de 1568, las familias pudientes la amplían en el siglo XVII con capillas laterales para enterramiento, y al perder estas capillas su carácter privativo en el XIX y comunicarse entre sí, la iglesia aparenta hoy una estructura de tres naves.

    Destaca especialmente la armadura rectangular de limas moamares de la nave central, con tirantes dobles y cuadrales en las esquinas, mientras que el altar mayor muestra una bellísima armadura ochavada con almizate y una rica decoración de estrellas octogonales. En definitiva es una de las joyas de la arquitectura mudéjar de la provincia de Almería.

    Sin embargo durante la Guerra Civil fue convertida en sala de cine y perderá gran parte de la riqueza artística mueble: órgano, archivo, retablo, cuadros, imaginería..., una pérdida irreparable para la memoria histórica y cultural de la localidad. Posteriormente se reformó con una decoración seudobarroca.

    Destaca en el exterior y junto a la torre - campanario recientemente reconstruida, un relieve con la representación de un templo romano (una fachada con columnas cubierta por un frontón), cuyos restos pudieran perdurar durante el siglo XVII y quizás en memoria permanente de los santos Apolo, Isacio y Crotato, simbolizados en las tres columnas.

    LOCALIZACIÓN

    Localización Iglesia de la Anunciación

    FOTOS

    Iglesia de la Anunciación Iglesia de la Anunciación Iglesia de la Anunciación Iglesia de la Anunciación Iglesia de la Anunciación Iglesia de la Anunciación
  5. Escudo De Armas De Alonso De Bazán. Siglo XVI

    Ruta Histórica
    AudioguíaAUDIOGUÍA

    Es el único resto que nos ha llegado de la antigua casa señorial de Alonso Bazán Hacén en la calle Los Bazanes 12 y se encuentra bajo la cornisa de la vivienda actual.

    El escudo nos ilustra la figura de Abul Hacén, descendiente de Muyley Hcén, rey nazarí de Granada y enfrentado a su pariente Boabdil, siendo recompensado aquel por su apoyo a los Reyes Católicos con las tierras de Abla y su condición de hidalgo. En 1500 se bautiza con el nombre de Alonso y toma el apellido de su padrino, el alcaide de Fiñana Alvaro de Bazán, recibiendo la merced real de alguacil perpetuo de Abla. El linaje se mantuvo en Abla hasta el siglo XIX.

    La corona alude a su procedencia regia y es soportada por dos lagartos, que en heráldica simbolizan la fidelidad, en este caso a los reyes de Castilla. El escudo central muestra una banda con la leyenda "Cristo vence" y arriba a la derecha una media luna invertida, símbolos del converso que ha abrazado el cristianismo en detrimento del antiguo culto islámico.

    LOCALIZACIÓN

    Localización Escudo De Armas De Alonso De Bazán. Siglo XVI

    FOTOS

    Escudo De Armas De Alonso De Bazán. Siglo XVI
  6. Pedestal de Avitiano

    Ruta Histórica
    AudioguíaAUDIOGUÍA

    Junto a la fachada de la ermita de San Antón y sirviendo de peana o soporte de una cruz de hierro, se encuentra este bloque de piedra arenisca de color amarillento.

    A pesar de su lamentable estado de conservación conserva una inscripción epigráfica en la cara oculta y en contacto con la pared. Aunque incompleta los especialistas han documentado que constituye un homenaje de los ciudadanos de Alba (la Abla romana) a Lucio Alfeno Avitiano, un conocido tribuno romano que vivió retirado en Abla.

    Es el resto romano más relevante, junto a otras inscripciones también procedentes de la localidad, y nos permite datar un apogeo del municipio durante los siglos II y III. Tras la Reconquista cristiana se le adosó encima una cruz de hierro y se le imprimió un carácter religioso que ha permitido su conservación hasta hoy.

    LOCALIZACIÓN

    Localización Pedestal de Avitiano

    FOTOS

    Pedestal de Avitiano
  7. Ermita de San Anton. Siglo XVII

    Ruta Histórica
    AudioguíaAUDIOGUÍA

    Su sencilla fachada rematada por una espadaña sosteniendo una campana ha sido escenario de dos características tradiciones populares de Abla, el antiguo monumento del Santo Sepulcro y las lumbres.

    Antiguamente se adornaba la ermita en Semana Santa con colchas, mantones y ramilletes de frutales, con el objeto de crear un monumento del Santo Sepulcro, y después se colocaba la imagen del resucitado. Esta costumbre ha desaparecido.

    Las lumbres de San Antón sí se conservan y suponen una gran hoguera la víspera del 16 de enero.

    LOCALIZACIÓN

    Localización Ermita de San Anton. Siglo XVII

    FOTOS

    Ermita de San Anton. Siglo XVII
  8. Mirador Del Castillo Y Antigua Alcazaba

    Ruta Histórica
    AudioguíaAUDIOGUÍA

    La denominada barriada de los Castillos se encuentra en la parte más alta de la población, donde se asentaba la antigua fortaleza árabe y que ha dado nombre toponímico al barrio. Justo arriba hay un gran descampado fruto del aterrazamiento del altozano hace unas décadas para levantar una industria, nunca construida, lo que destruyó los escasos restos de la antigua fortaleza árabe, quedando únicamente un escaso paño de muro, que podemos observar a la izquierda si miramos con detenimientyo. Además de la civilización hispanomusulmana tenemos abundantes referencias documentales y literarias.

    Esta fortaleza estaba levantada estratégicamente para controlar la vía de comunicación al interior y en relación visual con el Castillejo de Abrucena o la Alcazaba de Fiñana.

    De esta época árabe se remonta la leyenda de la relumbrosa. Dice que una cautiva cristiana, capturada por los árabes cuando iba a casarse, fue conducida a las minas de la Alcazavilla, en Abla. El alcaide moro quedó cautivado de su belleza y quiso persuadirla para que le aceptara, y ante su negativa la encerró en un torreón, debiendo arrojar un pañuelo blanco por la ventana en señal de aceptación. Desesperado por no desistir de su actitud, abrió la puerta tapiada y la encontró dormida y muy pálida, enloqueciendo por el error cometido y el despecho. Los viejos del lugar dicen que esta encantada va todavía hoy por estas minas de la relumbrosa.

    Huella de esa presencia hispanomusulmana es el entramado de callejuelas laberínticas, claramente visible en la barriada de "los castillos". En cambio el diseño concéntrico de calles paralelas a las curvas de nivel, como la calle Real (siglo XVI) y otras transversales, creando un diseño en cascada que desciende de la loma del "barrio de los castillos", corresponde con el nuevo urbanismo castellano de las zonas más bajas.

    Pero este altozano de la colina permite además su uso como mirador privilegiado. A levante podemos contemplar el valle del río Nacimiento como pasillo entre Sierra Nevada y Filabres, con la A-92 como nueva arteria de comunicación que acerca el municipio y ha cambiado radicalmente la economía. A poniente podemos disfrutar del valle formado por la Rambla de los Santos, con el impresionante Tajo de las Huertas, los bancales de cultivo y la blanca ermita de los Santos Mártires, nuestra próxima y última parada.

    LOCALIZACIÓN

    Localización Mirador Del Castillo Y Antigua Alcazaba

    FOTOS

    Mirador Del Castillo Y Antigua Alcazaba
  9. Cruz De San Juan Y Ermita De La Virgen De Las Maravillas. Siglos XIX y XX

    Ruta Histórica
    AudioguíaAUDIOGUÍA

    Da nombre y entidad a esta plaza y constituye una manifestación de la sacralización del espacio ante un acontecimiento local, sea por una iniciativa particular u oficial. Nos encontramos ante una sencilla cruz de piedra que primitivamente se levantaba sobre un pedestal romano con una inscripción laudatoria al emperador Vespasiano y una cronología de entre el año 69 y 79.

    Tradicionalmente estuvo instalada en el centro de la plaza y posteriormente se adosó a la fachada de la ermita. Pero al construirse el pilar inferior en la década de los cincuenta, junto con el abrevadero para los animales, se desechó el pedestal o se reutilizó como base para el caño actual de agua.

    La cruz forma parte del lateral de la ermita de la Virgen de las Maravilla, cuya imagen original desapareció en 1936. El sencillo interior presenta nave única, arco toral y un sencillo coro en madera.

    Ambos elementos, cruz y ermita, nos recuerdan la fuerte impronta religiosa durante el Antiguo Régimen, que lleva a crear múltiples espacios sacralizados dispersos por la trama urbana.

    LOCALIZACIÓN

    Localización Cruz De San Juan Y Ermita De La Virgen De Las Maravillas. Siglos XIX y XX

    FOTOS

    Cruz De San Juan Y Ermita De La Virgen De Las Maravillas. Siglos XIX y XX
  10. Ermita De Los Santos Mártires.

    Ruta Histórica
    AudioguíaAUDIOGUÍA

    Desde esta huella deberemos realizar un pequeño paseo para llegar a la última parada, pero merece la pena que recorramos los 900 m que la separan del pueblo. Está relacionada ideológicamente con el siglo XVI, cuando se instaura un nuevo modelo político y religioso cristiano, que se enfrenta ideológicamente a la población morisca. Dentro de este horizonte de intransigencia religiosa, típico de la contrarreforma católica, como necesidad de despertar la religiosidad de los fieles mediante santos y mártires, se incluye la tradición y culto a los Santos Mártires Apolo, Isacio y Crotato, declarados patronos de Abla en 1629 y en cuyo honor se celebran las fiestas patronales.

    La tradición recuerda a estos tres soldados romanos que fueron martirizados en Abla antes de renegar de su fe cristiana, durante el gobierno del emperador Diocleciano, y el posterior hallazgo milagroso de las reliquias, levantándose en el lugar como recuerdo permanente la ermita de los Santos Mártires. Se sitúa en las cercanías del casco urbano y con una sencilla estructura de planta de una sola nave y la capilla mayor cubierta por una bóveda de media naranja. Sin embargo las actuales imágenes de los patronos conservadas en la ermita son copias, pues las originales se perdieron durante la Guerra Civil.

    Esta tradición cristiana y martirial enlaza con los Santos Varones Apostólicos que evangelizan la España romana, pues uno de ellos, San Segundo, evangelizó Abla y fijó la sede episcopal en el siglo I. El complemento de esta fe cristiana son las abundantes ermitas (de las Maravillas, San Roque, San Juan...) que jalonan el municipio.

    LOCALIZACIÓN

    Localización Ermita De Los Santos Mártires.

    FOTOS

    Ermita De Los Santos Mártires.
Ruta HistóricaRuta Histórica
Ruta de AguaRuta de Agua
Logos