Posición Geográfica Alboloduy, Corazón del Río Nacimiento

Geo & Historia

ALBOLODUY

GEOGRAFÍA, HISTORIA
& PATRIMONIO

Alboloduy se ubica en el extremo oriental de La Alpujarra, extendiéndose su término municipal por las laderas más levantinas de Sierra Nevada hasta transitar, progresivamente, hacia los sugestivos subdesiertos almerienses.

titulo

En este sentido, los paisajes de este municipio son enormemente diversos, al acoger desde los encinares y pinares del cerro de Montenegro, pasando por los altiplanos antiguamente cerealistas y vitícolas del Campillo, hasta llegar a los citados paisajes subdesérticos de ramblas y cárcavas. Toda una variedad que se completa con los atractivos encajonamientos del río Nacimiento (principal afluente del río Andarax), y su vegetación de ribera, el cual actúa como arteria que ha nutrido durante siglos a las vegas bajas del municipio.

titulo

Si bien el núcleo capital acoge a casi la totalidad de la población municipal, Alboloduy cuenta con un segundo núcleo, Las Alcubillas Altas, situado en el extremo nororiental de su territorio. Se trata de una población que goza de la curiosidad de estar administrativamente compartida con el municipio de Gérgal. Unos centenares de metros más al sur, las ruinas del barrio de Las Alcubillas Bajas, totalmente despoblado, se manifiesta como testigo del proceso de desertización humana vivido en este entorno desde los años 50 del siglo XX.

El poblamiento, reconocido, más antiguo de Alboloduy corresponde a época neolítica, si bien los vestigios de mayor envergadura pertenecen a la etapa final de la Edad del Bronce, localizándose en el Peñón de la Reina, el yacimiento de mayor importancia de la época en la comarca, donde igualmente se han localizados restos tartésicos y fenicios.

Posteriormente, el asentamiento romano de El Taracín pasará a denominarse Bolodud en época musulmana, configurándose como capital de la taha del mismo nombre tras su segregación de Marschana (Marchena). En este sentido, el origen de su actual nombre nombre se encontraría en el término árabe "Al-Baladun" que se podría traducir por "El País".

De esta época musulmana se conserva la configuración de los barrios altos del entorno del antiguo castillo, ubicado sobre el llamativo Peñón de Moro, junto con la caracterización del regadío de las vegas del río. Igualmente, un sencillo pero significativo elemento patrimonial adjudicado a esta etapa, es el puente del Peñón del Moro, una construcción de un solo arco, rebajado, que se sitúa bajo el Peñón, junto al río.

Tras la conquista de Granada por los Reyes Católicos, y de acuerdo con lo pactado en las correspondientes Capitulaciones, la taha de Alboloduy es entregada a modo de señorío al derrotado rey Boabdil. El final extrañamiento de este hacia África da lugar a la entrega final de la misma en 1504 a Don Sancho de Castilla y Enríquez, Señor de Gor, por su activa participación en la guerra de Granada, cuyo palacio se encontraba donde hoy se ubica el edificio del museo.

Tras el levantamiento, sometimiento y expulsión de los moriscos en el siglo XVI, Alboloduy pierde la capitalidad de la Taha, que pasa a Santa Cruz de Marchena, hasta la recuperación demográfica del siglo XVIII.

La supresión de los señoríos y la creación de la nueva organización en municipios y provincias, de inspiración francesa, iniciada en 1833, no significa, lógicamente, la desaparición de los privilegios, como lo demuestra la creación por Isabel II en 1863, del Marquesado de Alboloduy, que se concede a Doña María Elvira Fernández de Córdoba Bohórquez, nieta del Duque de Gor.

En el urbanismo de Alboloduy se aprecian dos ámbitos diferenciados. Por un lado nos encontraremos con los citados barrios altos de El Barranco, La Mezquita y La Cueva, con viviendas de vanos pequeños de distribución irregular y alero de laja o teja roja y calles estrechas y retorcidas, que constituyen la mejor expresión del pasado medieval musulmán. Por otro, los barrios medios y bajos que, arrancando de los primeros crecimientos del siglo XVIII, pasarán a extenderse en el XIX al amparo del éxito minero y del cultivo de la uva de embarque, a través de la característica vivienda eclecticísta, muchas de ellas de interés patrimonial, donde el elemento referencial más llamativo es el arco segmentado.

Junto con el patrimonio histórico hasta ahora citado, Alboloduy cuenta con interesantes elementos urbanos que recogemos en la ruta que proponemos, donde destacan la Torre del Reloj, la Fuente-lavadero o la Torre del Peñón del Moro.

titulo

Dentro del patrimonio religioso, junto con la interesante iglesia neoclásica, Alboloduy cuenta con la apreciable ermita de Santo Cristo, del siglo XVIII, ubicada en el Cerro de la Ermita a unos 200 m. al sur de la población.

titulo

Más allá de los citados elementos urbanos y periurbanos, Alboloduy cuenta con un interesante patrimonio rural disperso dentro del cual destacan un conjunto de aljibes ganaderos abovedados, muchos de los cuales tiene su origen en época medieval. La búsqueda y visita a estos curiosos bienes, puede suponer una satisfacción de primer orden para el "turista buscador".

Junto a los aljibes, otros elementos como el Cortijo de Las Cruces, en la Loma del Viento, donde estos símbolos religiosos se encuentran embutidos en la mampostería de los muros exteriores a modo de conjuro frente a las amenazas exteriores, la curiosa Balsica Salobre, en la Rambla de Alcozayar, o la Torre de La Viña de Blanes, construida para defender la cosecha de los necesitados o aprovechados del momento, dotan de una extrema singularidad al patrimonio de este municipio. En este sentido, del importante pasado vitivinícola de Alboloduy, aquí se conserva, también, la última prensa de vino "de viga" de toda la comarca, en la bodega de Francisco López Guil.

Igualmente, Alboloduy cuenta con un importante patrimonio molinar ubicado en las márgenes del río Nacimiento, con infraestructuras hidráulicas que no solo ha prestado servicio para molienda del grano, sino que ha servido para la producción de energía eléctrica, como es el caso de la Fábrica de la luz de Balaguer, en el pago de los catalanes, o para fabricar serrín de corcho destinado a la protección de las uvas en los barriles destinados a la exportación, como es el caso del llamado Molino del Corcho.

titulo
Logos