Posición Geográfica Berja, Ciudad Patrimonial

Geo & Historia

BERJA

GEOGRAFÍA, HISTORIA
& PATRIMONIO

La denominación de "puerta de La Alpujarra" para Berja no es gratuita. El extenso municipio se prolonga desde la costa de Balanegra hasta los más de 2000 metros de altura en Sierra de Gádor de la Punta del Higuerral, con lo cual se convierte en un balcón asomado al mar y la montaña.

titulo

Estamos en el valle de Berja, un oasis natural y cultural separado del exterior por la Sierra de la Contraviesa al oeste y la Sierra de Gádor al norte y al este, recorrido por los ríos Grande y Chico, que confluyen para morir en el río Adra. Ello le permite ser una tierra de aguas, aportadas por las múltiples "fuentes de vida" y nacimientos, que exprimen las aguas cristalinas filtradas y que salpican el núcleo urbano con un encanto especial, ya ensalzado desde poetas árabes a viajeros románticos del siglo XIX, como Pedro Antonio de Alarcón, el barón Charles de Davilliére o Richard Ford.

Estamos en un dominio climático subtropical, de carácter mediterráneo, con una sequía estival, y tenemos garantizado más de 3000 horas anuales de sol, favorecido además por el carácter dominante de la solana sobre el territorio virgitano. Las oportunidades turísticas son claras.

Estas señas de identidad garantizan que estemos en una tierra de contrastes y diversidad entre la costa y la montaña, que nos permiten disfrutar y comprender de manera clara del agua, la ladera, los aromas y la minería, las cuatro referencias patrimoniales del territorio de La Alpujarra.

Estos contrastes y matices están claros porque no solo nos referimos al centro urbano, sino a una serie de barriadas, como Alcaudique, Beneji, Rigualte, Castala, Chirán, Peñarrodada, Balanegra, San Roque..., y más recientemente Beninar, al desaparecer como municipio al construirse allí el pantano. Pero todas están unidas en torno a la advocación de la Virgen de Gádor, la patrona, en cuyo santuario, situado en el bello paraje de Pixnela y al pie de la sierra, se celebra cada 8 de setiembre una conmemoración que congrega a todos los pueblos de La Alpujarra.

titulo titulo titulo

El casco urbano presenta una posición central en el término municipal y se caracteriza por una trama estrellada e irregular, aunque llana, a diferencia de gran parte de los municipios alpujarreños. Esa imagen es fácilmente reconocible desde un observatorio privilegiado como el Cerro de Pago, donde podemos identificar al caserío como resultado de un devenir histórico a partir de distintos núcleos separados (alquerías o barriadas dispersas en época hispanomusulmana), que, con el tiempo, se fueron fusionando. Ello explica la existencia de zonas verdes interiores, reductos de antiguas huertas incorporadas al casco urbano.

titulo

Alrededor todavía podemos reconocer la antigua verga, hasta hace varias décadas dominada por el parral y los pequeños huertos de subsistencia, aunque ahora todo lo cubre el invernadero de la agricultura intensiva, cuya silueta poco atrayente contrasta con su papel de motor económico local y provincial.

Aunque sus antecedentes históricos son anteriores, podemos remontarnos a una Vergis romana emplazada en la actual Villavieja, colina cercana al pueblo y de la que podemos constatar los restos de un anfiteatro y un acueducto, además de la explotación de minas de plomo en la sierra.

titulo

La llegada de San Tesifón en el siglo I, uno de los varones apostólicos del primer cristianismo, inicia la etapa paleocristiana, cuyo principal testimonio es el sarcófago de friso continuo encontrado en 1923, una pieza excepcional expuesta en el Museo Arqueológico Nacional. Para su recuerdo permanente se construyó en el siglo XVIII la ermita de San Tesifón, en la barriada de Castala, con la sencilla tipología mudéjar de iglesia de una sola nave.

titulo

Desde la colina de Villavieja la población se fue extendiendo por la vega hasta que un terremoto en el siglo V la destruye. Uno de los núcleos de expansión en la vega prevalecerá y será la ciudad definitiva, conquistada por los musulmanes a principios del siglo VIII. Éstos construirán una Alcazaba en el solar de la colina del antiguo recinto romano, constituyéndose en una de las 12 tahas o divisiones administrativas en que los musulmanes dividieron La Alpujarra. De esta época subsisten restos de esta Alcazaba de Villavieja con algunos lienzos y torreones a base de tapial y tres aljibes en la parte superior de la colina, además de parte de unos baños en el cercano barrio de Benejí.

titulo titulo

Tras la reconquista de 1489 la convivencia entre los repobladores cristianos y los moriscos resultó muy difícil, materializada en torres-fuerte como la de los Enciso, lo que desencadenó el sangriento levantamiento morisco en las Navidades de 1568. Tras la expulsión de 1570 el territorio virgitano quedó prácticamente despoblado, salvo una repoblación con unos 200 vecinos en cinco lugares (Capileira, Pago, Julbina, Benejí y Alcaudique), quienes intentaron mantener la agricultura morisca y desarrollan el cultivo del moral para la obtención de seda.

1753 será una fecha fundamental, porque Berja obtiene una Alcaldía mayor de la Alpujarra, como centro de la zona oriental y separada de Ugíjar, coincidiendo con el desarrollo económico del siglo XVIII, reflejado en la construcción de un nuevo Ayuntamiento y una red de fuentes públicas de especial importancia. Sin embargo un terrible terremoto de 1804 destruye gran parte del núcleo urbano.

En 1833, dentro del proceso de organización del estado liberal, se diseña la división provincial actual y Berja, con 8000 habitantes, estuvo disputando la capitalidad de nuestra provincia con Baza y la ciudad de Almería.

Pero el protagonismo del siglo XIX será el esplendor minero del plomo de la Sierra de Gádor, con multitud de pequeñas fundiciones en la sierra por la prohibición de exportar el mineral en bruto. En 1893 más de 20.000 trabajadores participaban en esta actividad y sus secuelas actuales son numerosos restos de pozos, fundiciones o galerías, pero, también y especialmente, numerosas casas palaciegas de esa burguesía, lo que permite un casco histórico de especial valor arquitectónico y monumental. Ese protagonismo económico y demográfico permitirá que en 1876 el rey Alfonso XIII le conceda la condición de "Ciudad".

titulo

De esta floreciente actividad minera queda un importante patrimonio industrial en la Sierra de Gádor, con numerosos vestigios en forma de restos de pozos, antiguas fundiciones, galerías de condensación... Su carácter de coto minero, con numerosos pozos abiertos, hace que sea muy peligroso abandonar los caminos y sendas habilitados. Restos sobresalientes pueden ser la fundición de Castala o los Lavaderos de El Segundo.

titulo

Tras la decadencia de la minería a finales de XIX el nuevo recurso de la vega será el parral de la uva de barco, que cambió la fisonomía de la vega virgitana con un frondoso manto verde y permitía su exportación en barriles al extranjero en largos viajes en barco gracias a su especial resistencia. Constituyó el principal cultivo hasta su crisis y desaparición en los ochenta del siglo pasado, cuando es sustituido por los invernaderos.

Acercarse a Berja es conocer estas raíces y entender una amplia memoria histórica.

Logos